El ‘mundo de los scratchers’

‘Learning to code, coding to learn’ - Mitchel Resnick

Como sabéis, en La Mandarina de Newton dedicamos parte de nuestra oferta de talleres a los niños y niñas interesados en aprender a programar en Scratch. Ofrecemos talleres trimestrales, ‘Pequeños Programadores’ y ‘Grandes Programadores’, pero también talleres puntuales a lo largo del año.

¡El próximo trimestre seguiremos ‘scratcheando’ en el Espacio Mandarina! ¡En breve lanzaremos la programación y abriremos las inscripciones! 

Mientras tanto, os explicaremos un poco más sobre el ‘mundo de los scratchers’.

Scratch es una herramienta pensada para que los jóvenes puedan iniciarse en el mundo de la programación de una forma sencilla e intuitiva. Fue desarrollado por el ‘The Lifelong Kindergarten Group’ en el Media Lab del MIT, por el equipo dirigido por Mitchel Resnick, y la primera versión fue lanzada en el verano de 2007. Desde entonces, la comunidad de miembros fue creciendo y al día de hoy más de 1.5 millones de personas se han registrado en su página web y más de 3 millones de proyectos han sido compartidos.

En Mayo, el equipo del MIT lanzó una nueva versión del programa, el Scratch 2.0. Una de las grandes novedades es que ahora el usuario puede crear y editar sus proyectos directamente en el navegador, sin la necesidad de instalar el software. Otra opción interesante, es la posibilidad de interactuar directamente con el proyecto, a través de la webcam que detecta el movimiento de nuestro cuerpo, o del micrófono que detecta los sonidos. El 2.0 también ha incrementado aún más el sentido de comunidad. Ahora los usuarios tienen su propia página de perfil con la cuál pueden guardar sus proyectos, compartir su trabajo o sus dudas con los demás scratchers, o dejar sus comentarios. También hay novedades importantes a nivel del Editor de dibujos, que ahora incluye gráficas vectoriales, permitiendo re-escalar sin limites los objetos creados. Os dejamos el vídeo de presentación de esta nueva versión.

 

Se dice que la nueva generación de jóvenes es la generación de los ‘nativos digitales’. ¿Pero hasta que punto? Es verdad que tienen una facilidad increíble para interactuar con las nuevas tecnologías. Navegan, chatean, juegan… Pero la gran mayoría no usa esa tecnología para crear o expresar sus ideas: ‘leen, pero no escriben’, esto defiende Mitchel Resnick, el creador de Scratch. Os dejamos el enlace a una interesante charla donde explica su punto de vista sobre el valor de la codificación y la alfabetización informática en la educación.

Scratch permite que los niños y niñas puedan fácilmente crear sus propias historias interactivas, animaciones, juegos, música y arte. Pero Scratch es mucho más que una herramienta para programar. A medida que crean y comparten sus proyectos, los jóvenes aprenden conceptos importantes de matemática y computación, a la vez que aprenden a pensar y a expresar sus ideas de forma creativa, a razonar sistemáticamente y a trabajar colaborativamente.

Para los catalanoparlantes, os queríamos también dar a conocer la iniciativa SratchCatalà. Un proyecto creado en 2008 por Eugeni Catalán, un verdadero fan de este lenguaje de programación, cuyo objetivo es divulgar Scratch y actividades relacionadas, en la lengua catalana. Desde su página web podéis descargar la versión catalana del software, consultar tutoriales, proyectos de Scratch y noticias.

 

¿Os animáis a programar con vuestros niños y niñas?

 

En nuestra página de Facebook podéis encontrar todas las fotos de los talleres de Scratch que organizamos a nuestro Espacio!

¡MoMath, mucho más que matemáticas!

La Simons Foundation y el Museo de la Matemática (MoMath), que espera abrir sus puertas el año que viene, han empezado a ofrecer algunas actividades matemáticas muy interesantes. El hecho de que empiecen a conocer y a fascinar a su futuro público y que vendan libros de divulgación matemática en su web, mucho antes de abrir sus puertas, me parece algo muy acertado!

El mes pasado, MoMath atrajo a unas 350 personas a Baruch College para participar del encuentro “La Geometría del Origami, de la ciencia a la escultura” llevada a cabo por el famoso profesor del MIT, Erik Demaine. Este fue el primero de una serie de encuentros que se llaman Encuentros Matemáticos. Estas actividades están diseñadas para ilustrar como las matemáticas son parte integral del tejido de la vida cotidiana.

Tuve la suerte de poder asistir a este encuentro y al siguiente, que se realizó el pasado día 7 de abril: “Symmetry, Arte & Illusion: Amazing Symmetrical Patterns in Music, Drawing and Dance“. En esta segunda ocasión disfrutamos las matemáticas de la mano del artista Scott Kim.

Gracias al primer encuentro participé en la co-construcción de una escultura de origami de grandes dimensiones y puse en mi lista de películas urgentes de ver “Between the folds“. A día de hoy puedo decir que es una película muy recomendable. Durante el segundo encuentro pude adentrarme en un mundo de patrones, figuras y sensaciones …

El segundo encuentro comenzó con un vídeo de danza matemático digital (no por estar hecha mediante computación, si no porque era una danza de dedos) hecho por Vi-Hart.

Yo empecé a bailar cuando tenía 3 años y a los 18 decidí estudiar la carrera de Física. Siempre me ha gustado la idea de combinar lo que más me apasiona y eso implica hacer ciencia bailando o bailar haciendo ciencia… La línea de trabajo “Enjoying Curiosity” de la Mandarina de Newton, de hecho, quiere precisamente hacer realidad esta combinación. Pues bien, al ver aquella coreografía digital, me quedé sin palabras, debo decir que me emocioné …

Más tarde, Scott Kim nos habló, nos acercó, nos explicó y nos enseñó a hacer ambigramas … pero como bien dice él mismo:

Los ambigramas son tan puramente visuales. Los puedes explicar con palabras, pero es como describir un baile

Así que de nuevo, como en el caso de la coreografía matemático-digital, no es fácil transmitir en palabras como Scott hizo que las matemáticas fueran algo visual, auditivo y táctil, pero así fue. La traslación, la rotación, la reflexión y el escalado se trabajaron con palabras, con gráficas, con pinturas de M.C. Escher y con música de Johann Sebastian Bach, entre otros.

Queriéndonos transmitir, no sólo la mecánica de las matemáticas, sino también la literatura de las matemáticas, Scott Kim transformó el ambigrama “Teach/Learn” (“Enseña/Aprende”) en el mejor resumen de la jornada. ¡Todo un placer!

¡Muchas gracias y muchas felicidades a Erik Demaine, Vi-Hart, Scott Kim y al equipo de MoMath!

Mirando al mundo

 

 

@sharingknow Tweets

Seguir @sharingknow en Twitter.